Los puertos españoles son “la mejor opción” para el movimiento de mercancías entre Asia y Europa

El comercio entre España y China ha crecido un 12,4% en 2017 hasta llegar a los 31.920 millones de euros, de los que 25.662 corresponden a importaciones y el resto a exportaciones, una intensificación que se ha visto reflejada en el incremento del transporte marítimo.

Los puertos españoles son la mejor opción para el movimiento de mercancías entre Asia y Europa, tanto por el ahorro en tiempo como económico. Así lo ha explicado el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, en una jornada sobre el corredor mediterráneo en la Feria Transport Logistic de Shanghái.

Si en 1995 en el corredor Asia-Europa se movían 5,1 millones de TEUs, en 2017 la cifra ya superaba los 23 millones de TEUs. Los puertos españoles ubicados en el Mediterráneo, como Valencia, Barcelona o Algeciras han sido un claro exponente de esta tendencia.

Operar en estos puertos supone para las navieras un ahorro de siete días en sus tiempos de tránsito respecto a los puertos del arco Atlántico, lo que ha permitido conseguir unos niveles de productividad de más de 40 movimientos/hora por grúa.

Las inversiones en infraestructuras portuarias han permitido que España haya alcanzado la cuarta posición a nivel europeo y decimoprimera en el contexto mundial en cuanto a conectividad y accesibilidad marítima. 

Artículos exclusivos de Guía Logística 2019 ©