El Cross-docking como manera de agilizar la cadena de suministro


A través del cross-docking se promueve un ritmo de flujo continuo en la cadena, apoyando esta actividad con nueva tecnología y la influencia del IT en supply chain.
Hay distintas maneras de realizar transferencia de bienes y materiales desde un vehículo de entrada a un portador de salida, sin que éstos tengan la necesidad de guardarse en el almacén, y ni siquiera de pasar por él, es la definición más simplificada que puede hacerse de cross-docking.

 

Carga de palets completos

Es la manera menos costosa de cross-docking e implica recibir una carga de entrada, marcada y separada por órdenes salientes. Los pallets se ordenan a su llegada a muelle y se re-enrutan en camiones salientes que tienen diferentes destinos.

Cross-docking híbrido

En casos donde los materiales almacenados en el almacén se mezclan con los materiales recibidos, y estas órdenes paletizadas recién terminadas se encamina entonces a camiones salientes. Del mismo modo, algunos de los productos entrantes pueden ser enviados a centros de almacenamiento en el almacén.

Carga de cajas seleccionadas por pedido

La mercancía llega a muelle clasificada y marcada por unidades de mantenimiento (SKU). Sin embargo, las mercancías deben estar separadas en función de los diferentes pedidos de cliente, por lo que se requiere que las cargas de los palets se puedan separar. Una vez realizadas estas operaciones, las cajas se re-paletizan y las nuevas cargas se entregan a los vehículos salientes adecuados.

Modalidad oportunista

Tipo de cross-docking cuyo objetivo es mejorar el servicio al cliente tratando de evitar retrasos y priorizando el cross-docking de productos que llegan tarde, que pueden enviarse directamente o en combinación con otros bienes procedentes del almacén.

Consolidación de camiones y/o ferrocarriles

Los productos pueden llegar tanto por camión, como por ferrocarril, necesitando una consolidación efectiva con el fin de completar los pedidos del cliente. El margen para la clasificación y combinación suele ser de entre 24 y 48 horas, por lo que es habitual que los bienes sean recogidos por camiones y trasladados a un vagón de ferrocarril en el punto de origen del envío. Después, en el destino del ferrocarril, las mercancías se descargan y se transfieren de nuevo a camiones para su entrega final.

Almacenar a corto plazo

Los productos pueden llegar tanto por camión, como por ferrocarril, necesitando una consolidación efectiva con el fin de completar los pedidos del cliente. El margen para la clasificación y combinación suele ser de entre 24 y 48 horas, por lo que es habitual que los bienes sean recogidos por camiones y trasladados a un vagón de ferrocarril en el punto de origen del envío. Después, en el destino del ferrocarril, las mercancías se descargan y se transfieren de nuevo a camiones para su entrega final.

 

No hay que olvidar que el cross-docking implica una gran responsabilidad en la gestión, requiere de una coordinación y comunicación perfectamente alineadas, pero puede proporcionar ahorros significativos de inventario y una experiencia mejorada al cliente en la agilidad de los procesos. 

 

Información logística de la Guía Logística 2019 ©